Infojus Noticias

20 de Octubre 2014 - 10:00 hs
9-9-2013|11:49|Desatención Nacionales
Etiquetas:
Los vecinos lo acompañaron hasta el final

Por la muerte de "Pechito", amplían la denuncia contra el gobierno de la Ciudad

Será por "lesiones y homicidio culposo”, explicó María José Lubertino. El hombre que vivió 12 años en situación de calle en Scalabrini Ortiz y Santa Fe, falleció el sábado. Estuvo dos días desaparecido.

  • "Pechito" vive desde hace doce años en la esquina de Scalabrini Ortiz y Santa Fe.
Por: Infojus Noticias

Después de la muerte de Alejandro “Pechito” Ferreiro, los vecinos de Palermo – el barrio donde vivía- se reunieron ayer para homenajearlo y exigir que la justicia investigue por qué fue llevado por una patrulla del gobierno de la ciudad de Buenos Aires y cómo estuvo desaparecido durante 48 horas. Por el caso de Pechito la legisladora María José Lubertino denunció penalmente por “abandono de persona” al jefe de gobierno Mauricio Macri y a un grupo de funcionarios. “Ahora, cuando nos citen a ratificar la denuncia, la ampliaremos a lesiones y homicidio culposo”, explicó a Infojus Noticias. Lubertino dijo que junto con los vecinos pidió a representantes de la Defensoría de la Ciudad y de la Asesoría Tutelar que se presenten en el hospital Rivadavia para realizar un pedido de autopsia sobre el cuerpo de Pechito. También solicitó un perito de parte.

El sábado Pechito murió en el Hospital Rivadavia como consecuencia de una infección pulmonar. Hasta el viernes 30 y durante 12 años había vivido en la esquina de las avenidas Scalabrini Ortiz y Santa Fe, en situación de calle. Ese mediodía se lo llevó una patrulla de Buenos Aires Presente (BAP) unprograma que depende del Ministerio de Desarrollo Social del gobierno porteño y atiende a personas y familias en condición de riesgo social. Los vecinos lo buscaron por varios medios hasta el domingo siguiente, cuando fue encontrado por una ambulancia del SAME frente al estadio de San Lorenzo, en el Bajo Flores. Cuando lo encontraron Pechito estaba deshidratado y con señales de haber recibido golpes, que fueron detectadas por los vecinos que lo acompañaron en el hospital.

 

"Pechito, te extrañaremos pero éste siempre será tu lugar", decía uno de los carteles que lo recordó ayer en el lugar donde vivió. También había fotos, recuerdos y cartas que dejaron los vecinos.  "Esta situación nos parece muy confusa y el gobierno porteño no da respuestas; se llevaron a ´Pechito´ engañado, queremos la desgrabación de las cámaras de seguridad y que le hagan una autopsia", dijo Claudio D`Amore, uno de los vecinos, a la agencia Télam.

El próximo miércoles a las 19:30 los vecinos volverán a reunirse en la esquina donde vivía Pechito junto a sus perros. Evaluarán el curso que va tomando la investigación, decidirán quienes se harán cargo de las mascotas –que por ahora están con un paseador - y organizarán la colocación de una baldosa conmemorativa en el lugar. Ayer también definieron que se seguirán reuniendo todos los miércoles a esa hora hasta saber qué pasó con Pechito.

Un vecino de Palermo

Pechito vivía de hacer changas y dormía en un colchón tirado en la vereda junto a sus dos perros: Galo y Pechín. Su fama no se limitaba al barrio de Palermo. Fue entrevistado varias veces en televisión hablando de su vida y de los padecimientos de las 16 mil personas en situación de calle que hay en la ciudad.

La semana pasada, el canal de noticias A24 le hizo una entrevista. También se habló de él en el programa de Mirtha Legrand, cuando uno de los invitados le preguntó a la candidata a senadora y ex vicejefa del Gobierno porteño, Gabriela Michetti, porPechito y otros ciudadanos en situación de calle.

El jueves pasado, personal del SAME levantó a Pechito de la calle. A la noche estaba de regreso en su esquina habitual. A la mañana siguiente, un equipo del BAP, coordinado por la asistente social Ada Rodríguez, se lo volvió a llevar. Le dijeron que harían una excepción y le conseguirían una cama en el Hogar de Ancianos Guillermo Rawson, en Barracas, y que podía ir con sus perros.

El director del Rawson se negó a hospedarlo aduciendo que Pechito tenía tuberculosis. El periplo continuó hasta el Hospital General de Agudos “J. A. Penna”, en Parque Patricios, donde fue visto por última vez.

La ausencia alertó a los vecinos de Palermo, que se organizaron y coordinaron su búsqueda. Pintaron pancartas y difundieron su foto por las redes sociales. El Gobierno porteño no tenía respuestas sobre el paradero de Pechito: le habían perdido el rastro. El viernes por la noche, la legisladora María José Lubertino, junto a un grupo de vecinos, presentaron una acción de habeas corpus ante el Juzgado de Instrucción N° 15 de la Capital Federal, que rechazó el pedido por considerar que “no había delito de acción pública”. La Cámara de Apelaciones revocó esa medida y el expediente pasó al Juzgado N° 16, a cargo de Laura Bruniard.

En un primer momento, en el hospital Penna negaron haberlo atendido. Después reconocieron que le habían hecho una placa de tórax y un análisis de sangre. Pero Pechito ya no estaba ahí ese viernes. Nadie sabía nada de él. “Ni en el Hospital ni la asistente social supo decirnos cómo se fue”, explicaron desde el Juzgado N° 16.

La pista llegó por otro medio. Un grupo de una red de mascotas encontró a Galo en Parque Chacabuco. Los vecinos recorrieron los hospitales de la zona. Ayer lo encontraron en el Hospital de Agudos P. Piñero, en el barrio de Flores.
Ricardo Pardal, jefe de Guardia del Hospital, dijo a Crónica TV que Pechito había llegado “alcoholizado y en paños menores. Por lo que tengo entendido se fugó de los hospitales anteriores, es por eso que vamos a pedir que tenga una custodia personalizada”.

La causa en el Juzgado N° 16 se cerró luego de que encontraron a Adrián. Al mismo tiempo, se inició otra en la Fiscalía de Instrucción N° 18, por desaparición de personas, que deberá investigar las responsabilidades en la desaparición del hombre.

Los vecinos había propuesto comprarle un tráiler o casa rodante y conseguir un permiso para ubicarlo en alguna plaza de la zona. Cuando se lo contaron a Pechito lo primero que preguntó fue si podría tener a sus perros con él. Le dijeron que sí. Se puso feliz, espero unos segundos y agregó: “qué bueno, ahora no me voy a mojar cuando llueva”.
 

Relacionadas