Infojus Noticias

18 de Marzo 2016 - 0:15 hs
Ingresa al Archivo de Infojus Noticias
21-12-2015|12:32|Lesa humanidad Nacionales
El nieto restituido 109 falleció a comienzos de este año

Se conocerá la sentencia para los apropiadores de Athanasiu Laschan

Los imputados no quisieron hablar ante el tribunal. La Fiscalía pidió 15 años de prisión para Enrique Andrés López, 10 años para Carmen Clementina Saunier y 14 para Juan Dib.

  • Sol Vazquez
Por: Infojus Noticias

El ex agente de Inteligencia de la Policía Federal (PFA) y su concubina Carmen Saunier conocerán este mediodía, después de las 12.30, la decisión de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 5 (TOF5) por haber inscripto como propio al hijo Frida Laschan Mellado y Ángel Athanasiu Jara, una pareja de militantes chilenos del Movimiento de izquierda Revolucionario (MIR) que fueron desaparecidos durante la última dictadura. En el banquillo de los acusados, junto a ellos, está el jefe de López: el comisario de la delegación rosarina de la PFA Juan Dib, señalado como quien les entregó al hijo de Ángel y Frida -Pablo Germán Athanasiu Laschan- cuando tenía seis meses de vida.

Durante 30 años, López y Saunier criaron a Pablo haciéndole creer que era su hijo; mientras sus familias biológicas lo seguían buscando. En 1982, Abuelas de Plaza de Mayo presentó la denuncia  por su desaparición en el juzgado que actualmente dirige la jueza María Servini de Cubría. Fue una de las primeras presentaciones judiciales de la asociación. En abril del 2013, frente a las informaciones que indicaban que podía ser hijo de desaparecidos, Abuelas se acercó a él. Le comentaron esta posibilidad y la opción de hacer un estudio de ADN para determinarlo.

En agosto de ese mismo año, el resultado le confirmó que Ángel y Frida eran sus padres. En abril pasado Pablo terminó con su vida. Tenía 37 años. Sus abuelos y abuelas maternas y paternas no habían llegado a conocerlo porque fallecieron antes que él supiera la verdad.

Esta mañana en los tribunales penales de Comodoro Py, los tres acusados tuvieron oportunidad de decir dirigirse a los jueces antes de conocer el veredicto. Eligieron no hacerlo. Dib se limitó a balbucear su inocencia; Saunier solo manifestó que no iba a hablar y López se paró para decir que no tenía nada que agregar. Antes, los fotógrafos habían ingresado a la sala AMIA para registrar el comienzo de la audiencia en la sala AMIA, y mientras Dib enfrentó a las cámaras con su mirada, la pareja acusada por la apropiación de Pablo, eligió bajar la vista.

Ahora, el tribunal integrado por los jueces Adriana Palliotti, Oscar Hergott y Daniel Obligado pasó a un cuarto intermedio hasta las 12.30, cuando darán a conocer su decisión con respecto a estos tres imputados, en la sala AMIA. La Fiscalía reclamó el máximo de 15 años de prisión para los dos ex policías federales y de 11 años para Saunier, por la “ocultación y retención de un menor de diez años”. Para López, además, requirieron la condena por falsedad ideológica de documento público, dado que fue quien hizo insertar los datos falsos que permitieron la inscripción en el Registro Civil de la víctima como hijo de la pareja.

"Estamos frente a los hechos más graves que la escala penal aplicable puede admitir", señalaron el fiscal general a cargo de la Unidad Especializada en casos de Apropiación de niños y niñas, Pablo Parenti, y el fiscal general ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°7, Miguel Ángel Osorio, al fundamentar los pedidos de estas penas.

Por su parte, la querella de Abuelas pidió 15 años de prisión para  López, 10 años para Saunier y 14 para Dib, a quien en el requerimiento de elevación a juicio, se le imputó el haber participado en la retención y ocultación de Pablo y la alteración de su estado civil. A este juicio, López lo enfrenta detenido en el penal de Marcos Paz, porque como Dib –que goza de un régimen de prisión domiciliaria- está vinculado a otras causas por delitos de lesa humanidad. Saunier por su parte fue excarcelada tras sufrir un ACV.

"Mediante la expedición de toda esa documentación falsa, se hizo aparecer a Pablo como hijo de quienes en realidad no eran sus padres. Esa alteración de identidad y su emplazamiento en la familia de Lopez y Saunier, impidió que la familia biológica localizara a Pablo pese a buscarlo desde el momento del secuestro. La maniobra orquestada por los tres acusados también impidió que el Estado Argentino, ya en democracia, pudiera encontrar a Pablo y reestablecer ese vínculo familiar quebrado por la dictadura", describió Parenti ante el TOF Nª 5.

Relacionadas