Infojus Noticias

15 de Marzo 2016 - 5:30 hs
Ingresa al Archivo de Infojus Noticias
28-6-2015|13:00|Lesa Humanidad JujuyProvinciales
El jueves será la sentencia

Operativo Aire 718: los viajes del horror de Jujuy a Buenos Aires

El "Operativo Aire 718" se llamó a los traslados en avión de presos políticos de Jujuy a Buenos Aires. Los torturaban, los humillaban y les hacían cantar "Viva Jujuy" mientras los encapuchaban. Cerrada la etapa de alegatos, se espera la sentencia. Es el tercer juicio por crímenes de lesa humanidad en la provincia.

  • Télam
Por: Infojus Noticias

La ronda de alegatos del tercer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en Jujuy durante la última dictadura cívico militar, en el que están acusados un ex oficial del Ejército y doce agentes del Servicio Penitenciario Federal por privación ilegítima de la libertad, tortura y tormentos contra 90 víctimas durante el "Operativo Aire 718", llegó a su fin. Los tres abogados defensores  pidieron “la absolución lisa y llana” de todos los imputados por considerar que no participaron del traslado, además de solicitar la nulidad del proceso. Mientras tanto, los fiscales del Ministerio Público Fiscal ya emitieron sus pedidos de condenas, las cuales son 16 años para Marengo y 14 para el resto de los imputados, en tanto que la querella consideró necesaria y justificada una condena ejemplar de 25 años de prisión.

La causa investiga lo ocurrido el 7 de octubre de 1976, cuando las víctimas, 78 hombres y 12 mujeres, fueron embarcados, los primeros en un avión Hércules y las mujeres en un avión más pequeño, con rumbo a Buenos Aires custodiados por efectivos del SPF. Durante la madrugada de ese día, los detenidos políticos fueron sacados de sus celdas del penal de barrio Gorriti y trasladados al aeropuerto jujeño El Cadillal, a 35 kilómetros de la capital jujeña.

En el viaje los presos permanecieron con los ojos vendados, atados por parejas a una barra de hierro en el medio del avión y fueron brutalmente golpeados con bastones de goma, además de recibir amenazas de que iban a ser arrojados al vacío, según los testimonios recogidos durante la primera etapa del juicio. Los varones fueron alojados posteriormente en la Unidad Penal 9 de La Plata y las mujeres en una unidad de Villa Devoto, en la Capital Federal.

Un Hércules siniestro bajo la melodía de "Viva Jujuy"

En las audiencias quedó demostrado el itinerario del horror. "El traslado empezó alrededor de las seis de la mañana. Nos pusieron boca abajo con las manos atrás y nos ataron con alambre”, contó Luis Antonio Bermúdez, que inicialmente relató que cuando fue detenido lo sacaron de su consultorio en el hospital Oscar Orias de Libertador General San Martín, donde trabajaba como médico pediatra. Bermúdez recordó que cuando fueron sacados del penal los sentaron en un camión, y “uno de los militares repetía que sólo se podía respirar”, persona que describió como un teniente del ejército, joven, blanco.

El médico se quebró cuando recordó el camión del ejército en el que fueron trasladados al aeropuerto, donde le cubrieron la cabeza para que pierda la orientación: “Quise ver mi casa porque ahí quedaba mi hija de seis meses. Después la vi recién cuando tenía dos años y no me reconoció”. Después de la llegada al aeropuerto, dijo que los vendaron cuando los entregaron a la gente que los iba a trasladar: “Nos cambiaron los alambres por esposas y nos dijeron que no se nos ocurriera intentar mirarlos”. "En el vuelo, a algunos compañeros los golpeaban más. Me llamaba la atención como no se les rompía la cabeza. Nos hacían cantar viva Jujuy y buscaban excusas para golpearnos. Canten más, nos gritaban. No tenían tonada norteña, era gente más del sur”, dijo.

“Hay personas que tienen poder y lo usan en forma psicopática y ellos fueron unos psicópatas porque no se entiende sino como un ser humano puede golpear a otro que este atado”. “La relación con mi hija y mi esposa quedó marcada para siempre”, dijo y enfatizó que por no conseguir trabajo ya que lo consideraban “un subversivo” se fueron de la provincia a vivir a Córdoba, de donde su mujer “nunca más quiso volver”. "Nos subieron al Hércules, nos encadenaron y nos taparon la visión".

Otro testimonio importante fue el de Emilio Carlos Scoleri, detenido en su domicilio de Libertador General San Martin en marzo de 1976 por parte del ejército, y que actualmente vive en Santa Fe. Sobre lo que pasó en el Operativo relató que desde el penal "nos llevaron en camiones del ejército hasta el aeropuerto" de ahí "nos subieron al Hércules, nos encadenaron y nos taparon la visión", donde sufrieron “patadas en las costillas”. "Nunca me dijeron porque quedaba detenido", sostuvo frente a una pregunta realizada por la fiscalía, momento en él que detalló que había sido recientemente echado del Ingenio Ledesma donde trabajaba como operador en la refinería y que era parte del sindicato.

En el juicio también declaró el Mayor de la Fuerza Aérea Mario Pulenta quien, siendo llamado por la defensa, contó sobre los requerimientos formales de los vuelos según las normativas actuales. Pulenta confirmó que de acuerdo con el informe del servicio penitenciario federal que mandó la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), el traslado se realizó con un avión Hércules C 130. Dijo además que el mismo puede ser utilizado de trasporte de pasajeros y de carga, donde los asientos se pueden reconfigurar, y posee argollas y rieles, donde “es posible haber puesto una cadena”. También señaló que el Hércules posee rampas que se pueden abrir durante el vuelo, ya que se utiliza para el lanzamiento de paracaidistas. Pulenta dijo que en los archivos generales de la Nación quizá exista un “legajo de los tripulantes que queda asentado de por vida” y también un plan de vuelo.

Los imputados en este juicio, el tercero que se hace en la provincia, son Domingo Horacio Marengo -ex teniente coronel del Ejército- y los guardiacárceles Osvaldo Chiaparo, Juan Héctor Guenchal, Jorge Néstor Ibáñez, Rogelio Mason Iglesias, Arnaldo Ezequiel Jorge, Eduardo José Juárez, Ricardo César Juárez, Juan Carlos Pugni, Jaime Oscar Quintela, Cristóbal José Antonio Retamoso, Andrés Aldo Savorani y Rubén Eduardo Zinc.

Relacionadas