Infojus Noticias

16 de Marzo 2016 - 9:27 hs
Ingresa al Archivo de Infojus Noticias
23-6-2015|16:03|Lesa Humanidad Nacionales
Cometidos contra 43 personas

Confirman condenas por delitos de lesa humanidad en Santiago del Estero

La sentencia considera que los delitos sexuales “no constituían hechos aislados” y que forman parte del “‘ataque’ generalizado que constituyó el plan sistemático de represión ilegal”. Entre los condenados se encuentra el jefe de Inteligencia Musa Azar que en el caso de los delitos sexuales fue considerado “autor mediato” de los hechos.

  • Musa Azar Télam
Por: Gustavo Ahumada

La sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó condenas por crímenes sexuales, homicidio, privación ilegítima de la libertad y tormentos cometidos contra 43 personas en Santiago del Estero durante la última dictadura cívico-militar. La sentencia considera que los delitos sexuales “no constituían hechos aislados” y que forman parte del “‘ataque’ generalizado que constituyó el plan sistemático de represión ilegal”. Entre los condenados se encuentra el jefe de Inteligencia Musa Azar que en el caso de los delitos sexuales fue considerado “autor mediato” de los hechos.

Se trata de una sentencia de más de trescientas páginas firmada ayer y a la que tuvo acceso Infojus Noticias, los jueces Mariano Borinsky, Juan  Carlos Gemignani y Gustavo Hornos, rechazaron los recursos de casación de las defensas de los imputados y confirmaron las condenas y penas impuestas por delitos de lesa humanidad en el Departamento de Informaciones Policiales de la provincia de Santiago del Estero (D.I.P.).

Además de confirmar la sentencia, el fallo tiene importancia porque ratifica consideraciones sobre los delitos sexuales ocurridos en el DIP que “conformaban una práctica habitual que se exteriorizaba, indistintamente, a través de diversas conductas que lesionaban el marco de protección a la integridad sexual previsto por el ordenamiento legal” y por eso “ingresan en su totalidad en el ‘ataque’ generalizado que constituyó el plan sistemático de represión ilegal instaurado durante la última dictadura militar”.

Confirmaron las condenas a perpetua de Musa Azar, Juan Felipe Bustamante, Miguel Romas Garbi, Francisco Laitán, Ramiro del Valle Lopez Veloso y de veinte años a Jorge Alberto D’ amico. Pero también  hicieron lugar al recurso del fiscal, donde se cuestionaba la cuantificación de la pena para algunos de los imputados y ordenó revisar los montos de la pena de prisión impuestas a Eduardo Bautista Baudano, José Gregorio Brao, Carlos Héctor Capella y Rolando Doroteo Salvatierra

Los delitos sexuales

El 17 de mayo de 2012 “la gringa”, como le dicen sus compañeros a Alcira Chávez, entró a la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) de Santiago del Estero, se sentó frente a los jueces y a los imputados, entre ellos Francisco Laitán. Alcira no dudó, estuvo segura y contó qué pasó desde que el 21 de enero de 1975, cuando tenía 17 años, fuera secuestrada por policías en su casa del barrio Rivadavia de aquella provincia en un operativo del que participó, además de Laitán, Ramiro López Veloso.

Un Ford Falcón sin patente llegó hasta la casa de Alcira junto con un Jeep amarillo y otros dos vehículos. Laitán y López Veloso le pidieron a la joven que se identificara. Después que la adolescente les mostró el DNI le apuntaron en la cabeza con un arma y la metieron en un auto. Primero la llevaron a una comisaría y después al DIP.  

Al llegar fue recibida por Laitán que comenzó a manosearla, y después  llevada para ser interrogada. Aunque ahí no terminó todo, después fue llevada con Musa Azar, quien la interrogó nuevamente sobre sus actividades y la golpeó a mano abierta en ambas mejillas y dio la orden para que la llevaran a un sótano. “Pensé que sería un alivio, pero no fue así: el nefasto ‘Paco’ Laitán abusó sexualmente de mí. Gritaba, pero nadie me escuchaba”, dijo. “Todavía siento su olor a transpiración y ese perfume tan repugnante”, declaró ante los jueces en 2012.

Alcira sufrió al otro día nuevos manoseos de quien la  había violado. Un par de días después fue trasladada al Penal de Mujeres y hasta declaró en presencia del juez Grand, en un contexto donde entraban y salían de la oficina Musa Azar, López Veloso y Garbi. En noviembre de 1976 fue trasladada  a Buenos Aires, al Penal de Villa Devoto, donde permaneció detenida hasta fines de 1981, año en el que fue dejada en libertad con la condición de presentarse cada tres días en el D.I.P. de Santiago del Estero.

Ampliación de responsabilidades

Además del testimonio de Alcira, los jueces  tuvieron en cuenta otros testimonios, como el de Julio Oscar López, que relató cómo mientras estaba detenido en el DIP -en una fecha posterior a la violación de Alcira- “se presentó Laitán pidiendo una frazada y le informó que iba a violar a una mujer, escuchando a continuación los gritos de la misma, aunque nunca supo de quien se trataba”, Laino le devolvió la frazada jactándose de lo que había hecho.

También está el testimonio de Ramón Orlando Ledesma, quien narró la actitud asumida por Cecilio Kamenetzky de 18 años, que le gritaba a los guardias que “parasen ya” porque estaban violando a alguien y se escuchaban los gritos. La represalia contra el joven fue una golpiza donde casi lo matan. Kamenetzky estuvo 22 días secuestrado y después fue fusilado.

Esta perspectiva sobre los delitos sexuales se puede ver en la responsabilidad que le cabio en los hechos por ejemplo a Musa Azar. Los jueces explican en el fallo que no se encuentra “objeción al grado de participación atribuido por el tribunal a quo a Musa Azar —autoría mediata de un aparato organizado de poder— respecto de los delitos de violación y abuso deshonesto; ello por cuanto, la posición funcional que ejerció el nombrado en la sede del Departamento de Informaciones Policiales de Santiago del Estero”

Porque el hecho de que sea en la DPI el “lugar en el ocurrieron las agresiones sexuales, permite colegir que Azar ejercía el dominio sobre todos los sucesos allí acontecidos, facilitando un clima propicio de clandestinidad, sometimiento, aislamiento y garantía de impunidad, en el cual, producto de la 205 discrecionalidad otorgada al personal bajo su dependencia, se llevaron a cabo los hechos aludidos”.

GA/AF

Relacionadas